1. La resistencia de la garrapata del bovino Rhipicephalus (Boophilus) microplus en México.

La resistencia a los garrapaticidas de uso común en las garrapatas de uno y tres hospederos es un serio problema, que amenaza a la ganadería en las regiones tropicales y subtropicales de todo el mundo. En la mayoría de los países latinoamericanos se ha reportado este fenómeno y principalmente en garrapatas Rhipicephalus (Boophilus) microplus. A pesar de que hace 20 años, el control de las garrapatas en México estaba en avance importante por el uso de los piretroides de larga duración, en los últimos 10 años la situación ha empeorado considerablemente, debido a la selección de poblaciones de garrapatas multiresistentes; pues hay zonas ganaderas en donde se han detectado cepas resistentes a organofosforados (Aguirre, et al., 1986) a piretroides (Ortiz, et al., 1995) a amitraz (Fragoso y Soberanes et al., 2001; Soberanes, et al., 2002) a ivermectina (Pérez, et al., 2010) y a fipronil (Miller et al., 2013). La mayoría de los ganaderos en México controlan las garrapatas bañando periódicamente su ganado y cuando introducen un nuevo producto a su rancho ven con agrado la limpieza de los animales sin embargo, es común que conforme pasa el tiempo se dan cuenta que tienen que acortar cada vez más la frecuencia de estos baños y no logran esta limpieza, hasta que finalmente se desesperan y cambian a otro producto buscando mayor efectividad. Esta experiencia se ha repetido durante años una y otra vez, por lo que la idea de establecer programas de control tomando en cuenta la susceptibilidad hacia los garrapaticidas y el comportamiento de las garrapatas que afectan en particular a cada región es cada vez más urgente.

2. Control inmunológico.

Debido a los efectos negativos de los ixodicidas sobre el medio ambiente, la salud pública y la selección de garrapatas resistentes, el control inmunológico se ha convertido en una de las alternativas más prometedoras para combatir a estos artrópodos (Almazán et al., 2010), tiene ventajas como ser de fácil administración, amigables con el medio ambiente, no contaminan los productos destinados al consumo humano (carne y leche), representan un mejor costo-beneficio comparado con el uso de ixodicidas por la disminución de tratamientos con productos comerciales y porque la resistencia a la vacunación a través de la adaptación selectiva es menos probable que ocurra en comparación con los ixodicidas (de la Fuente y Kocan, 2006; Nuttall et al., 2006; de la Fuente et al., 2007). Las diferentes formas en las que el sistema inmunológico de los animales pueden actuar contra las garrapatas cuando se ha utilizado Bm86 como antígeno se basa en tres etapas fundamentales que son:

Unión de las inmunoglobulinas a las células digestivas o células blanco.
Fijación del complemento produciendo lisis celular y aumentando la opsonización de los anticuerpos permitiendo el ataque por fagocitos.
Finalmente la inhibición de la endocitosis como consecuencia de la unión de los anticuerpos (Tizard, 2009; Hope et al., 2010).

La proteína Bm86 aislada de la membrana plasmática de células epiteliales del intestino de garrapatas R. (B.) microplus, fue clonada mediante tecnología de ADN recombinante y expresada en E. coli en Australia (Kemp et al., 1986; Willadsen, 1989; Willadsen y Mckenna, 1991;) posteriormente en Cuba con el vector de expresión Pichia pastoris en el que se obtuvieron niveles más altos en cuanto a la pureza de la proteína (Rodríguez, et al., 1994; Canales et al.,2007; Canales et al., 2009) y recientemente en LAPISA, tomando el germoplasma de una cepa mexicana de R. (B.) microplus, “Media Joya” y clonada en el vector de expresión Pichia pastoris. Previo a implementar el programa, se debe realizar un diagnóstico de resistencia de la garrapata del bovino en cada rancho, en CENAPA o con el Kit de campo de resistencia que tienen los representantes de LAPISA.

 

3. Pasos para implementar el Programa de Control Integral con Bovimune Ixovac®.

Durante los primeros tres meses posteriores a la primera vacunación, de acuerdo a la zona geográfica, época del año y nivel de infestación inicial de la garrapata del bovino R. (B.) microplus se deben realizar baños profilácticos* con el garrapaticida que todavía es efectivo en el rancho, cada vez que el ganado presente una infestación de más de 30** garrapatas semirepletas (4-8 mm) por lado /animal. Mismos baños cuyo retiro serán paulatinos una vez que sean aplicadas la segunda y tercera vacunación y se observe menor infestación en el ganado, hasta llegar a los 180 días (6 meses) donde se realizará la revacunación con Bovimune Ixovac®. (cuadro 1, gráfica 1).

* Baños profilácticos se realizan cuando los niveles de infestación de garrapatas sobrepasan el umbral económico productivo.
** Umbral económico de garrapatas.

Todo el ganado del rancho debe ser vacunado.

Si es incorporado un animal nuevo, debe recibir la vacunación y el baño.

En animales jóvenes se debe iniciar el programa de vacunación a partir del 2do mes de edad.

3.1. ¿Por qué Bovimune Ixovac®?
3.2. ¿Cómo iniciar el Programa de Control Integral?

El mecanismo de acción de Bovimune Ixovac®, tiene un efecto acumulativo a mediano y largo plazo, en la repleción de fases parasitarias de la garrapata R. (B.) microplus (larva, ninfa y adultos juveniles) y sobre todo en los procesos reproductivos como la fertilidad, sobrevivencia de huevos y larvas de las hembras que se alimentaron de animales vacunados. Su utilización dentro de un Programa de Control Integral se hace necesaria para reducir considerablemente los niveles de infestación de garrapatas en los pastos y en el ganado.
El establecimiento de este programa no espera la eliminación total de las garrapatas, sino un alargamiento paulatino de la frecuencia de baño, por una disminución de los niveles de infestación en los pastos y sobre los bovinos, sin comprometer la salud, ni los parámetros productivos y reproductivos de los animales, garantizando la estabilidad enzoótica a hemoparásitos (Piroplasmosis y Anaplasmosis).

4. Expectativas y algunas consideraciones.

La implementación del Programa de Control Integral de la garrapata del bovino R. (B.) microplus con Bovimune Ixovac®, permite manejar y alargar paulatinamente el calendario de baño profiláctico con los garrapaticidas de aplicación convencional (aspersión ó inmersión).
La combinación de tratamientos dependerá de la época del año en que se inicie, pero un buen comienzo en las zonas tropicales y subtropicales del país, es la aplicación de Bovimune Ixovac® y baño general del ganado al inicio de la primavera, con el objeto de bajar paulatinamente la población de larvas de garrapatas de la primera generación de R. (B.) microplus.
En el caso de que el manejo del ganado se complique para aplicar los baños profilácticos, la utilización de Dectiver® Premium simultáneamente con la primera vacunación con Bovimune Ixovac® sería lo recomendable, esto con el objeto de abatir a toda la primera población del año, lo que propiciará conservar un nivel de garrapatas por abajo del umbral de 30 garrapatas por lado del bovino y disminuir los siguientes picos poblacionales.
La utilización de una aplicación de Dectiver® Premium durante el verano es conveniente por su efecto endectocida, ya que también es la temporada de mayor abundancia de larvas infectivas de nematodos gastrointestinales en los pastos.

Con el objetivo de reducir la población de garrapatas a niveles compatibles con la producción ganadera a un costo adecuado, y tomando en cuenta las premisas previamente definidas, se plantean algunas recomendaciones básicas para alcanzar el éxito en el control en una explotación:
Establecer como nivel máximo tolerable de 30 garrapatas semirepletas (4 a 8 mm) por lado / animal y 100 moscas del cuerno promedio por lado / animal en el hato. Estudios en México y otros países han definido que estas cantidades por animal pueden ser un umbral económico productivo razonable de tolerancia.
Apóyese en el representante profesional o el departamento técnico de LAPISA, para identificar el género de garrapatas que se encuentran presentes en su ganado y determinar la susceptibilidad de éstas a las diferentes familias químicas de garrapaticidas.
Al inicio de la primavera, que normalmente es una época de baja infestación, aplique el Programa de Control Integral con el esquema de vacunación con Bovimune Ixovac® a todo el ganado. Este programa trabaja como profiláctico y reduce los desafíos con las fases larvarias de garrapata que tienden a elevarse en esta época. Si se aplica en forma adecuada y oportuna, limita la cantidad de garrapatas en las siguientes generaciones poblacionales. Si las condiciones de carga de garrapatas lo requieren ya que en promedio alcanzan más de 30 garrapatas semirepletas por lado / animal, aplique tratamiento al 100 % de los animales, pero si no es así, realice baños profilácticos dirigidos sólo a los animales que superan este umbral de garrapatas.
No se puede concluir estas recomendaciones, sin mencionar la importancia de otras medidas de manejo y producción que pueden ayudar a mejorar la condición de salud y productividad del ganado, tales como prácticas adecuadas de pastoreo, aplicación de adecuados programas de medicina preventiva (vacunas y bacterinas que de acuerdo a la zona se requieran), seguimiento de medidas de bioseguridad y control de ingreso de nuevos animales, así como la suplementación nutricional y con minerales que su MVZ o nutriólogo (Lapisa Nutrición Animal) recomiende.

5. Bovimune Ixovac® NO actúa como un garrapaticida de derribe.

El efecto de la vacuna, no es igual a la de un acaricida de aplicación convencional (aspersión ó inmersión), además no áctua como una vacuna profiláctica convencional.
Esta vacuna induce una respuesta inmune en los bovinos que afecta la repleción de las garrapatas y su potencial reproductivo.
Como resultado las hembras adultas que se han repletado en animales inmunizados caen a los pastos y ovipositan menos huevos y a su vez las larvas que eclosionan de estos, tienen menos viabilidad.

Este efecto es acumulativo y por lo tanto se logra una reducción progresiva de las poblaciones de garrapatas en los pastos, lo cual consigue grandes ahorros por menos manejo, menos baños químicos (contaminación, generación de resistencia, etc.) y reducción de morbilidad y mortalidad por hemoparasitos transmitidos por garrapatas.

6. ¿Bovimune Ixovac® se utiliza también contra hemoparásitos?

NO. El control de las enfermedades hemoparasitarias (Anaplamosis y Piroplasmosis) constituye un valor agregado de Bovimune Ixovac® aplicada dentro del Programa de Control Integral de la garrapata del bovino. El control establecido sobre los hemoparásitos esta asociado a la disminución de las garrapatas así como al resto de las medidas de bioseguridad que complementan el programa. Aunque se ha reportado que el antígeno de la garrapata interfiere en la transmisión de hemoparásitos y actualmente se estudian los mecanismos de esta interferencia.

7. ¿Bovimune Ixovac® es segura en vacas lactantes y gestantes?

Es una vacuna segura y puede ser aplicada en bovinos a partir del segundo mes de edad, de cualquier raza, sexo o estado productivo. Es inocua para el hombre, el ganado y el ambiente, ya que no contamina la leche, la carne ni el ambiente. Puede ser utilizada con cualquier garrapaticida sin importar su principio activo (organofosforado, piretroide, amidina, lactona macrocíclica), ni su método de aplicación (aspersión, inmersión, pour on, inyectable). Incluso es necesario que además de vacunar con Bovimune Ixovac®, continúe con baños profilácticos, los cuales serán cada vez menos frecuentes.

8. Anexos

8.1. Guía Rápida: Programa de Control Integral de la garrapata del bovino R. (B.) microplus con Bovimune Ixovac®.
1. Bovimune Ixovac® no elimina por sí sola la totalidad de las garrapatas del ganado, su uso debe ser parte del Programa de Control Integral.
2. Confirme la presencia de garrapata del bovino R. (B.) microplus en el ganado.
3. Realice diagnóstico de resistencia a ixodicidas en CENAPA o con el kit de campo de los representantes de LAPISA, para determinar el garrapaticida a usar al que la garrapata sea susceptible ó presente menos resistencia.
4. Deben realizarse tres vacunaciones en la semana cero, cuarta y séptima.
5. Las revacunaciones se deberán aplicar cada seis meses sin importar si el ganado tiene o no garrapatas.
6. Al iniciar el programa es necesario vacunar la totalidad de los animales empezando con aquellos mayores de dos meses. No se debe dejar ningún animal sin vacunar pues afectará al resto del hato.
7. Al incorporar animales nuevos al rancho, estos deberán ser vacunados y bañados antes de pastorear con el resto del hato.
8. La aplicación de Bovimune Ixovac®, puede iniciar en cualquier época del año, sin embargo se sugiere que si se conoce la época en que se observa menor cantidad de garrapatas en los animales y en los pastos, se recomienda aplicar el programa de vacunación con Bovimune Ixovac® de 3 a 4 semanas antes de esa época para obtener mejores resultados.
9. Bovimune Ixovac®, como cualquier biológico produce su mejor efecto en los animales con buen estado de salud y alimentación.

10. Debido a que los primeros efectos de Bovimune Ixovac® son observados a partir de la primera generación de garrapatas expuestas a la vacuna, se debe continuar con los baños
garrapaticidas profilácticos durante las primeras tres vacunaciones. La ampliación de los intervalos de baños se decidirá a partir de la tercera vacunación, dependiendo del nivel de infestación en los animales. Se recomienda bañar sólo los animales que tengan más de 30 garrapatas semirepletas (4 a 8 mm) por lado / animal.
11. Si se detectan altas infestaciones de Amblyomma mixtum (Almazan et al., 2016), deberá realizar con frecuencia semanal, cuatro baños profilácticos para reducir rápidamente la infestación de esta especie.

>> Descargar El Manual de Ixovac <<